jueves, 23 de octubre de 2008

El futuro no es Android, aunque lo valga...



Llevo unos días reflexionando, aunque parezca mentira, entre las diversas plataformas móviles y sus acólitos. En la guerra "virtual" creada por los grandes (RIM, Microsoft, Apple, Symbian, PalmOS, LIMO, etc) aparecen opiniones de victoria de unos sobre otros, como si las redes de comunicaciones no pudieran soportar la coexistencia de estándares.

Pero el título, nobleza obliga :), me lleva a disparar hacia Android, el nuevo R2D2 de la telefonía móvil. Errores de concepto nos llevan siempre a la caza de nuevos formatos, como si los que ya existen estuvieran superados. Así nos vimos obligados a forzar el UMTS cuando aún no existía demanda, provocando ahora la entrada de nuevos dispositivos que en realidad ya existían.

Me explicaré algo mejor, los sistemas tipo iPhone, G1, Xperia o HTC son más propios de un mini ordenador que de un teléfono. ¿Pero por que el mercado insiste en reducirlos a ese tamaño?

Mi opinion parte de la necesidad de incluir conexión GSM, UMTS a todos los dispositivos portatiles de igual forma que se hace con la conectividad WIFI. De hecho, el error interpretativo consiste en pensar que la gente prefiere un telefono lleno de funciones antes que un "tablet" o pequeño ordenador con línea telefónica. 

Esto se debe a que hasta la fecha no existía una opción sencilla y económica para la conexión portatil sin contar con teléfonos o modems externos, así como a la lenta transferencia de datos en redes móviles.

Todo este preambulo ha hecho creer a los fabricantes que el publico quiere un telefono/ordenador, cuando a mi juicio esto sólo es una moda pasajera. Finalmente, pasado el momento fashion, los móviles tenderan a su reducción de tamaño y los dispositivos avanzados deberan llegar a las 4 o 5 pulgadas de pantalla para ser minimamente útiles (con el consiguiente aumento de tamaño).

Partiendo de que ninguno de estos dispositivos supone un verdadero futuro, al menos a largo plazo (4-8 años), nos vemos las caras con Google. Su sistema llega tarde e inacabado, la libertad y apertura de sus librerias lo hacen blanco facil para una mala inplementación por parte de Operadoras y programadores faltos de escrúpulos así como el libre mercado de aplicaciones de terceros lo hace complejo para el usuario mas preocupado por su verdadero trabajo que por el seguimiento de las novedades software.

Los seguidores del código abierto, al que respeto profundamente, dirán que "abierto" es mas libre, a lo que podemos decir que si, pero mas peligroso también. Si la LOPD (Ley Organica de Protección de Datos) es cada vez mas extremista en su concepto de salvaguardar los datos que cualquier empresa pueda tener de terceras personas o clientes, que haremos si a Android se le "escapa", merced a algun programa externo, nuestra agenda de direcciones o el historial de facturación.

Un ejemplo claro lo tenemos con Blackberry y el caso hindú, donde el gobierno quiso obtener las claves de cifrado de la empresa canadiense a fin de poder escanear el contenido del correo de potenciales terroristas o malversadores. RIM se negó aunque previo acuerdo que no es preciso indicar. Esto nos lleva a la falta de futuro de Android, el Control.

No debemos olvidar que las infraestructuras de comunicación están fuertemente controladas.
Por los estados, que seleccionan y hacen disponibles las bandas de frecuencia por concurso público, que otorgan o deniegan las licencias de servicio y que sientan las bases legales para el uso de las redes y sus limitaciones.

Por las operadoras, que empaquetan toda la capacidad de servicio en forma de ofertas contratables, que pueden corresponder o no a la capacidad real del sistema comunicativo.

Por los fabricantes, que ofrecen la tecnología necesaria tanto para los terminales finales como para las infraestructuras que los soportan.

Esto nos lleva a pensar que poco hay que hacer en un sistema donde ir por libre no trae a cuenta
Sin el beneplácito de operadores, fabricantes, distribuidores y redes comerciales no hay buen producto que sirva, aunque lo valga. 
Y Android camina sólo en ese páramo, aun cuando propone compartir ingresos entre desarrolladores, operadoras y sistemas de facturación, necesita guardar una margen comercial que le permita ser agresivo en el manejo del producto, lo cual, al parecer, no está en sus manos...

Veremos si el hecho de que la licencia sea gratuita le depara mejores momentos. Aún con eso, no le auguro una explosión operativa hasta bien llegado 2014. 
Ya me lapidareis entonces :)

Para saber de C3PO...Aquí

2 comentarios:

G. Zafra / Nil dijo...

Bueno, lo primero saludarte.

He llegado aqui a traves de un articulo tuyo y me parece bastante interesante el blog.

Lo segundo decir que tenemos formas de pensar diferentes, pero asi es mas divertido, no?

Al caso, creo que, para comenzar con el titulo, el futuro no solo está en Android, sino en Apple, Symbian, WMobile, RIM, etc. No podemos pensar que va a venir alguien con la panacea de la tecnologia que tanto ansiamos. Es algo asi como la idea de Adam Smith aplicada a la tecnologia, el interes individual lleva al avance general.

Puede que me este yendo por las ramas, pero si te fijas, Android busca un objetivo que, si bien por si solo, tiene muchos fallos, tiene otras muchas virtudes, y me atrevo a asegurar que va a dar mucha guerra.

Por poner un ejemplo, Apple plantea un sistema cerrado, que funciona muy bien y gusta al usuario, y generalmente el usuario no ve sus pegas. Android busca todo lo contrario, un sistema abierto, que a pesar de sus fallos, proporcione al usuario (en este caso al usuario avanzado o al desarrollador) una mina donde todos pueden beneficiarse.

Creo que esta es la filosofia de Google, utilizar a la comunidad en su beneficio. Asi sucedió con el Chrome. Aún me acuerdo la lista de bugs y fallos de seguridad que se gano apenas 48 horas despues de la publicación de la primera beta, mientras todo el mundo criticaba y echaba pestes de este. Conclusion, han conseguido en 48 horas unas pruebas de calidad que a cualquier otra compañía le hubiera costado meses, y encima sin invertir ni un duro.

En conclusion, Android, al igual que el iPhone, han sido muy criticados, pero creo que gracias a ellos estamos viendo y vamos a ver avances muy importantes en todo lo que se refiere a este campo.

Un saludo, y perdon por el rollazo.

floot dijo...

Hola y bienvenido a este blog, un saludo para ti también y por supuesto gracias por tus discrepancias.

Me resulta muy interesante tu respuesta, bastante completa y bien argumentada, así da gusto debatir!

Creo que tienes mucha razón, de cada proyecto que avanza podemos extraer conclusiones que nos acerquen cada vez mas a la finalidad deseada.

Mi intención no es meterme con estos desarrollos, creo que todos son muy buenos para lo que se proponen, el problema radica en el necesario apoyo de terceros.

Mientras tu consideras que la "apertura" de Android será beneficiosa para el desarrollo, yo creo que también se convierte en una opción arriesgada.

Debo decir que fui usuario de Palm cuando esta disponía de aplicaciones de terceros en cantidades inmensas. Esto hacia que tuvieras aplicaciones para casi todo pero tambien que muchas de ellas llevaban al dispositivo a continuos reseteos.

Mi opinion es que Android debe redefinirse y buscar una dirección más protectora de cara al usuario no "tecnificado". Aquel que solo quiere que funcione sin mas, por que éste no va a entender por que falla su dispositivo, solo va a ver que "no funciona".

Eso es lo que Apple pretende y creo que es una muy buena opción, aunque es cierto que deberia haber mas libertad para quienes gustamos de trastear las entrañas de los aparatos, pero no siempre tenemos lo que queremos no?

Un saludo